Blog

vampi

¡Por favor! Díganme que no soy la única... que no soy la única con una hija y tres sobrinos y un hijastro con el mal de vamprinos...

¿Con el mal de qué? Sí, del mal de vamprinos, es decir, que duermen todo el día y se desvelan toda la noche viendo series y haciendo nada. Ese síndrome de disociación de horarios de los adolescentes entre 13 y 18 años que son a quienes más les ha pegado la pandemia, la interminable cuarentena, las clases en línea, la falta de sociabilización y el agobio del próximo ciclo escolar que se muestra incierto y aburrido al seguir en casa.

Es la generación que más ha sufrido esta situación de acuerdo a mis cálculos, pues los Zentenials no han terminado de establecer su personalidad y por ello, la falta de contacto humano los está replegando, deprimiendo, desmotivando y bajando su nivel productivo a niveles alarmantes, lo cual vemos en las pobres calificaciones, las trampas en los exámenes y los insultos a los maestros en línea, que son un grito desesperado por mostrar su decepción y desmotivación por el mundo actual.

Esta reflexión del que yo llamo “síndrome de vamprinos”, lejos de ser una crítica, es un mensaje a los padres, madres, tutores, maestros y abuelos para lograr jalar a esa generación hacia mundos de esperanza que los saquen de la rutina virtual de netflix y munchies, y los traiga a la salud alimentaria, ejercicio, las rutinas favorables y la convivencia humana que tanto necesitan.

Hoy estamos a tiempo de no perder a esos jóvenes adolescentes, recién salidos de la niñez, acercándose a su identidad y metidos en su frustración, y devolverlos a la vida, a sus sueños y a la alegría que da la gratitud por estar vivos pero realmente viviendo sin el disfraz vampirino de la evasión y la desilusión.

¡Urge que las escuelas y los papás encontremos eses corazón roto, cerrado en un cascarón, dolido hasta el tuétano y enojado en el encierro, para volverlo a la vida y al amor!

¿Cómo lograrlo? ¿Cómo acercarnos a esos adolescentes que casi nos muerden al pedir que recojan su cuarto? ¿Cómo alegrarlos? ¿Como...?

Todas tus ideas las leeré y de ellas haré un nuevo artículo, porque hoy necesitamos pensar juntos para sacar a los vampirinos de su cueva y tenerlos de vuelta al sol.

#PiensaPorTi #AdolescentesTristes #Zentenials #LasVerdaderasVictimas

LinkedIn

Trixia Facebook