Blog

aledibujo1

Por: Trixia Valle

Le pegaron en la escuela: bullying. No la invitan a la fiesta: bullying. Le dijeron de cosas en un “chat”: bullying. Te hacen una broma de mal gusto: bullying. Se llevan pesado en la oficina: bullying. Le pegaron un chicle: bullying.

Ay, ay, ay… cansa. ¡Tanto escuchar de bullying cansa! Y resulta que ya todo es bullying y nada es bullying. Esto puede ser grave, pues cuando a los fenómenos sociales se les exagera y normaliza, terminan siendo algo natural y no relevante. Por ello, debemos tener prudencia en el uso de la palabra y llamarle “bullying” a lo que sí es acoso escolar.

Dicen los expertos, que nuestra mente RETIENE:

 

10% de lo que escuchas

20% de lo que lees

70% de lo que haces

Esto te lo comento porque lo que leas de ésta reflexión se te quedará un 20% de lo que contiene, pero si vives un libro por 21 días, se hará parte de tu vida. En el libro “Sufro bullying y… ¡Ya no quiero ir a la escuela!”, Timón Editores distribuido por Books2go, encontrarás todas las reflexiones y casos breves de niños y niñas que han sufrido bullying, qué tipos hay, cómo distinguir y apoyar a un alumno que lo padece… todo lo que te imagines ¡en menos de 100 hojas y escrito para lectura de niños y niñas desde 8 años! Así pueden juntos vivir el libro por un periodo de 21 días, reflexionando acerca del bullying y realmente aprendiendo lo que es, para evitar que a todo se le llame así y sea algo “X”.

Esto es importante, ya que es BULLYING es importante y no debemos tomarlo a ligera. Es como si al cáncer se le llamara gripa y te mandaran a tomar un té… No tiene relación con lo que es, ya que hoy hay muchísimos menores que enferman su autoestima a costa de ello. ¿Y por qué es importante tener autoestima? Porque si no te AMAS no puedes amar la vida, ni a los demás, ni a tus papás, ni al estudio, ni a la escuela, ni a los demás. Cuando no hay autoestima, no hay cuidado en lo que haces, en lo que decides, ni crees lograr tus sueños, así la persona no vive, sino que sobrevive, que es distinto.

Leer cada noche este libro que tiene cuentos, historias, tests, te ayudará para dos cosas:

  1. Que te acerques a tus hijos, abras la conversación de bullying y conozcas su forma de pensar.
  2. Para que tus hijos distingan lo que es y lo que no es bullying y se sepan defender en caso de ser agredidos. OJO: defender no significa agredir; defender es amarte y darte a respetar, agredir es seguir en el círculo vicioso de la violencia.

También es importante que si descubres que tu hijo o hija son agredidos, conserves la calma, no grites, no generes violencia, no reclames, no maldigas. Actúa con prudencia, siendo el adulto que está a cargo y enseñando a enfrentar las situaciones, no a buscar culpables. Si actúas con prudencia y responsabilidad, tú y tus hijos habrán aprendido, se habrán unido, habrán empatizado y todo lo que han vivido, los hará ser mejores personas… ¡y de eso se trata la vida!    

¡Gracias por seguirme en Facebook en @trixiavalleoficial!

LinkedIn

Trixia Facebook