Artículos

Trixia Valle y Alberto Pérez Mosqueda festejan en grande

 

boda00

Los recién casados festejaron el pasado 29 de noviembre su pre- unión matrimonial así como el cumpleaños de Alberto Pérez Mosqueda, que fue organizado por su novia Trixia Valle.

Ver galería completa vía R.S.V.P.

 

Demandan legislar contra el bullying

 

trix23Mexicali, Baja California- Durante una visita a esta casa editorial, la escritora y conferencista Trixia Valle expresó la importancia de poder avanzar en la atención al problema del bullying.

Este término se ha utilizado para definir una situación de abuso físico, psicológico y social hacia las personas, marcando gravemente a niños que acuden diariamente a los planteles educativos donde aún no existen los lineamientos que establezcan sanciones a quienes son los autores de abusos contra sus propios compañeros.

La autora del libro "Ya no quiero ir a la escuela" comentó que parte fundamental de involucrarse en este tema fue que de pequeña era víctima de bullying, ya que desde primero a sexto año de primaria padeció del acoso de sus compañeros, por lo cual busca apoyar a padres, niños y todos los involucrados en esta problemática.

Recordó que debido a este problema han fallecido menores de edad, por lo cual es directora de la Fundación en Movimiento que lleva el lema "Respetar para mejor convivir", siendo ésta la premisa de su objetivo.

"Se tiene que legislar, tener un marco donde se establezcan consecuencias acordes a las faltas para que no haya impunidad en las escuelas como hoy lo hay".

"Es una instrucción que viene desde la Secretaría Educación Pública, pues se tiene un estatuto donde se indica que no se puede correr, dejar sin recreo o castigar a un alumno, lo cual hace pensar que no se puede establecer disciplina en las escuelas", resaltó.

Argumentó que todas aquellas faltas de los estudiantes abusivos quedan bien libradas, pues las consecuencias a las faltas por portación de armas, abusos físicos o venta de drogas, es un plática con los padres; despojar de las armas o artículos, firma de un acuerdo para evitar este comportamiento, así como la sugerencia de servicio social y acudir a terapia.

"Por este motivo los niños 'bullyiados' que generalmente son aplicados y tienen ganas de estudiar, son quienes tienen que dejar las escuelas, pero los que molestan continúan dentro de los planteles, ya que siempre se justifican las acciones de los abusivos", apuntó.

La escritora destacó que parte fundamental en la proliferación de estos casos es que en la cultura de llevar a los menores al psicólogo para acabar con conductas destructivas, la sociedad aún no acepta que acudir con este tipo de especialistas no es sinónimo de locura.

La autora de libros como "BullyNovios", "No tengo ganas de ir a trabajar", "La dama presidenciable", "Fueron felices para siempre", "Ciber reventón" y "Vida ligth", este último avalado por el Consejo Nacional de Adicciones (Conadic), destacó que es necesario que cada entidad de la República establezca acciones para acabar con este tipo de abusos que a través de la Fundación antes señalada dice haberse dado cuenta de la gravedad de las consecuencias.

Entre los casos más graves se encuentra el de un menor al cual se le intentó fracturar el brazo por varios compañeros o bien otros en los que las agresiones son tan intensas que dejan a niños inconscientes.

Ver nota en contexto original | Vía La Voz de la Frontera

Clínica Terapeutica de Constelaciones Familiares

Trixia Valle te recomienda:

Could not open a directory stream for /var/www/vhosts/trixiavalle.com/httpdocs/images/galerias/galconste/

(Click en imagen para ampliar)

Los 8 monstruos de los noviazgos destructivos

 

trix16 

Sandra estaba feliz con Juan que era el novio perfecto, atento, caballeroso, siempre dispuesto a pasar tiempo con ella y en apariencia era “un rey”. Sus amigas hasta la envidiaban cuando lo veían todas las tardes pasar por ella para comprarle un dulce y acompañarla a su casa. Atenciones y más atenciones, miel y más miel. Todo lo resolvía Juan, hasta sus tareas escolares…

Llevaban ya un mes de andar y Juan juraba amor eterno y todo lo que podía hacer para “complacerla” lo hacía… Todo a cambio de algo: de que ella estuviera todo el día, todos los días atenta a él, que contestara en un lapso no mayor a 5 minutos todos sus mensajes (promedio de 100 al día), que subiera todas las fotos que él quería a Facebook y por supuesto no salir ni ver a nadie (hombre o mujer) que no fuera Juan. Sandra decía: “qué lindo, esta siempre pendiente de mi”, aunque ignoraba que acababa de coquetear con el primer monstruo de las relaciones destructivas: EL CONTROL FREAK.

Era verdad: Juan se desvivía por Sandra y no había un segundo, desde que despertaba hasta que se dormía, en que no pensara en ella y tuviera algún un detalle para ella. PERO, obviamente lo mismo le pedía y no le perdonaba que algo se le pasara, pues “ardería Troya”. Lo que ambos ignoraban es que cuando dedicas cada uno de tus pensamientos del día a una persona, se convierte en obsesión y es la manera más sencilla de sufrir en la vida. Así ambos se encontraron al segundo monstruo: LA OBSESIÓN.

De la nada Juan comenzó a echarle en cara a Sandra, todo lo que hacía por ella y lo poco que lo valoraba. Le reclamaba y enlistaba por horas cada cosa que él daba a la relación e histérico decía: “¿y tú qué, tú qué haces Sandraaaa?”, ella se quedaba callada pensando y entonces Juan respondía por ella: “nada ¿verdad?, eso es lo que te digo princesa, sólo quiero que esto funcione”. Por supuesto que esto no era verdad, ella hacía hasta lo imposible por complacerlo: detalles, regalos, se bañaba con el celular al lado por si la llamaba o escribía y que no se fuera a enojar, pero nada de esto era suficiente. Y ella terminaba siempre pidiendo perdón y suplicando otra oportunidad (a pesar de no haber hecho nada). El tercer monstruo: LA MANIPULACIÓN, ya estaba dentro también.

Leer más...

Guía 3,6,9,12

regla36912

A todos nos queda claro que respecto a la tecnología, ya no hay reversa, no podemos salirnos de la vorágine que ya es parte de la vida. Los niños, ahora llamados nativos digitales, son quienes se han adaptado en mayor grado a estas formas de comunicación y está padre. Sin embargo, su capacidad de discernir y de filtrar información, está en plena formación.

De esta manera la regla 3, 6, 9, 12 es una propuesta para cuidar de la ola, tipo tsunami digital a la que nos enfrentamos. Consiste en:

Antes de los 3 años nada de tableta propia: Podemos pensar que los bebés-niños no entienden lo que se ve, están absorbiendo todas las actitudes de miedo, violencia y maltrato que aparecen a cada minuto. Son una esponja que absorbe todo y por respeto a ellos podemos evitar ver estas cosas a través de la TV o de una tableta propia. Es importante que esta etapa de su vida en la que están empezando a convivir con su entorno no sea limitada por las imágenes de una tableta o de la TV por largos periodos.

Antes de los 6 años nada de videojuegos: la adicción a la violencia y adrenalina surgen al pasar horas dedicados a pasar el nivel, una vez superado viene un golpe de endorfina que genera adicción a estas sustancias. También las tablets (unidimensionales) al usarse antes de esta edad, están provocando la pérdida de la pinza y motricidad fina: principios fundamentales de la lecto-escritura; también se han reportado muchos casos donde los niños acostumbrado a estos gadgets no “captan” la información a distancia por haberse acostumbrado a la información personalizada y selectiva.

Leer más...

Trixia Facebook

Twitter

Trixia colabora en:

logo proymamas